El tamaño importa: salas blancas

Introducción

La microtecnología de hoy en día está llegando a tamaños tan pequeños, que el tamaño importa.

Es más, es primordial en salas limpias o salas blancas.

Las industrias como la farmacéutica, militar, micro electrónica, etc., trabajan con partículas sumamente pequeñas. Tan pequeñas que llegan a ser invisibles al ojo humano. Cómo no va a importar que en el aire existan partículas diez, cien,… veces más grandes que el producto. Una sola mota de polvo sobre el producto puede hacerlo desaparecer, imposible de medirlo, afectarle física o químicamente…

Por tanto, el ambiente de las salas donde se manipulan dichos productos debe estar limpio de cierto tipo de partículas. Por esto reciben el nombre de salas limpias o salas blancas, en inglés “cleanroom”.

sala limpia

En este tipo de salas es preciso controlar temperatura, presión, humedad relativa, velocidad del aire, turbulencias del aire,… Y por supuesto la entrada de partículas adosadas a los propios trabajadores, equipos, materias primas, etc.

El aire no puede formar turbulencias de forma que las partículas existentes tiendan a depositarse en ciertas zonas. La disposición de equipos, paredes, suelos, etc., no debe ejecutarse dejando huecos o salientes que propicien la acumulación de suciedad. Los equipos, prendas de vestir y los propios productos de limpieza no pueden descomponerse o descomponer a otros, ya que ello también favorece la producción de partículas indeseadas.

Vemos que todo es complejo y adquiere una importancia sustancial, hasta el más mínimo detalle. En este tipo de sala, donde el tamaño importa, la instalación de climatización adquiere una importancia primordial. Se hace imprescindible que controle además de temperatura, velocidad del aire, higrometría, diferencia de presión respecto al exterior de la sala, etc.

Hasta la instalación eléctrica adquiere una dimensión extra. Ahora es sumamente importante el tipo de mecanismo, la canalización, todo es elegido al detalle.

Por eso, este tipo de instalaciones deben ser proyectadas y realizadas por empresas especializadas.

En los próximos post iremos hablando de ciertas condiciones que deben reunir estas salas, donde se incluyen los quirófanos.

Un saludo.

Electricidad: Instalaciones de enlace

El inicio de la instalación eléctrica particular.

Las instalaciones de enlace son aquellas partes de la instalación eléctrica que unen la acometida con la instalación interior del usuario. Se tratan en la ITC-BT-12 del Reglamento electrotécnico de baja tensión vigente (REBT).

A continuación de la caja general de protección vendrán otros elementos, cuya distribución y nombre dependerán de si existe un solo usuario o más de uno.

No obstante, hay que tener en cuenta que hoy en día las acometidas no suelen existir. Solo en los casos de redes de distribución aéreas se disponen acometidas, para unir la red con la caja general de protección (CGP). En las redes subterráneas ya no son usuales, ya que ahora la red de distribución suele acometer directamente a la caja general de protección. Por ello no debemos volvernos locos buscando la acometida, ya que lo más probable es que no exista. En este caso, la instalación de enlace comienza en la propia caja general de protección. Y por supuesto, acaban en el cuadro general de protección y mando (CGPM) del usuario o de los usuarios.

Un solo usuario.

En el caso de que en la instalación eléctrica se vaya a conectar un solo usuario no existirá línea general de alimentación. El tramo de circuito que se extiende desde la caja general de protección hasta el cuadro de protección y mando del usuario se llamará Derivación Individual. Aunque en todo el tramo del circuito suele haber otros elementos intermedios:

CPM. Caja de protección y medida
  • Módulo de contadores. Dicho módulo puede ser sencillo para un solo contador, múltiple para varios contadores (activa y reactiva), o incluso formar un solo elemento con la caja general de protección. En este último caso adoptan el nombre de caja de protección y medida (CPM). En el módulo de contadores, o en el caso de la CPM, se disponen fusibles calibrados para la protección de la derivación individual.
  • Limitador de potencia. Este elemento a veces se acopla en el propio cuadro general de protección y mando, pero es previo a éste. Últimamente los limitadores de potencia están desapareciendo con la utilización de contadores electrónicos. Estos contadores asumen la misma función del limitador, cortando el suministro cuando se sobrepasa la intensidad asociada a la potencia contratada, con la ventaja de que el contador se suele rearmar solo pasado un tiempo.

Varios usuarios.

En el caso de más de un usuario debe existir una centralización de contadores. Se debe tener en cuenta que cada usuario debe tener necesariamente una instalación independiente. Ello conlleva aun contador de energía por usuario.

Existirá una derivación individual por cada suministro, comenzando en la centralización de contadores y acabando en el CGPM de cada suministro.

El resto del circuito, desde la CGP hasta la centralización, común a todos los suministros, se denomina Línea General de Alimentación (LGA).

Para el caso de hasta tres contadores monofásicos, se puede disponer una única CPM conjunta en fachada, no necesitándose más centralización.

En otros casos, se deberá disponer una centralización de contadores para todos los suministros, donde se alojarán los contadores.

Dicha centralización contendrá el interruptor general de maniobra de la centralización, que será de 160 ó 250 amperios. En el caso de necesitarse más de 250 amperios, se deberán realizar dos centralizaciones, aunque pueden alojarse ambas en el mismo habitáculo.

La LGA finalizará en el mencionado interruptor general de maniobra. Aguas arriba, dicho interruptor alimenta la centralización propiamente dicha. Estará formada por un módulo de embarrado, un módulo de contadores de energía y un módulo de salida.

La centralización de contadores

En la fotografía podemos observar el interruptor general de maniobra abajo a la izquierda. Los dos módulos contiguos a su derecha forman el módulo de embarrado. Dicho módulo posee los fusibles de protección de cada una de las derivaciones individuales. Inmediatamente sobre éstos podemos ver los módulos de contadores de energía. Y finalmente, en la parte superior, se encuentran los módulos de salida. De ellos parten las derivaciones individuales hasta cada instalación particular.

Todos los módulos son suministran con medidas estándar para un número determinado de elementos. Si se sobrepasa el número se debe hacer una composición en ancho y alto. En la fotografía se observa un ejemplo de ello.

La normativa recoge la posibilidad de realizar una centralización única para cada edificio o centralizar por plantas. Aunque esta segunda opción no se suele realizar, porque supone un perjuicio para promotor y distribuidora. Por un lado, un incremento de superficie útil disponible para las centralizaciones. Por otro lado se incrementa el coste de la instalación total. Y además no es objeto de deseo por ninguna distribuidora. Ello supone para ellas una posibilidad mayor de problemas técnicos, accesos y lecturas de contadores.

Las dimensiones y características de las centralizaciones eléctricas será un tema independiente que conlleva su estudio particular.